Tag: carpaccio de pulpo


Todo amante de la buena comida debe saber que no existe mejor acompañante para una buen plato que un agradable y delicioso vino que realce su sabor, sin embargo no todos conocen qué selección de vinos es la adecuada para degustar las distintas comidas, aún más si hablamos de un Carpaccio, por lo tanto te invitamos a ver esta breve guía que de seguro te ayudará.

Para comenzar, debemos saber que existe una gran variedad de tipos de vinos, cada uno de ellos se adecúa ‘perfectamente’ para ocasiones y platos totalmente distintos, por tal motivo los segmentaremos.

1-. Vinos Tintos; puede que sea el más popular de todos, suelen ser de cuerpo medio y no muy longevos, son magníficos para acompañar carnes de cerdo y res, pescados a la parrilla, paellas, estofados y rissottos. Para mencionar algunos muy famosos están el Merlot, Sangiovese, Tempranillo, Pinot Noir o Malbec.

Otros con un cuerpo más completo son; el Cabernet Sauvignon, Syrah, Nebbiolo, Malbec, Cabernet Franc y Petit Verdot, especiaes para la pasta larga y las carnes de liebre, conejo o ciervo.

2-. Vinos Blancos; son jóvenes y con sabores frutados, lo indicado para carnes blancas y vegetales. Una buena selección podría ser el Albariño, Torrontés, Chenin, Sauvignon Blanc o Riesling.

Vinos como el Viognier o el Moscatel, empatizan a la perfección con carnes de mar y platos fríos (sushi, carpaccio, salmón, centolla).

3-. Vinos Rosados; son los vinos de cuerpo más ligero e ideales para la comida del mar (arenque, mariscos, mejollones, atún, anguila, peces azules y azules), sin embargo el pollo y la carne de cerdo guiñan el ojo también. Algunos de los recomendados son: Cabernet Franc, Malbec, Garnacha, Monastrell, Cabernet Sauvignon y el Syrah.

4-. Vinos Espumosos; cuenta con tres subcategorías, los burbujeantes, son los idóneos para realizar celebraciones (muy cercano al Champagne), y pueden acompañar cualquier plato, dependiendo del gusto de la persona.

Los secos, se consumen usualmente con caviar, mariscos y salmón. El más seco de todos es el Brut Nature y el Brute. Por último, pero no menos interesante tenemos a los vinos Demi Sec o semisecos, son muy dulces y creados con frutas, frutos secos y semillas, lo indicado para degustar platos con base en sus ingredientes principales.

5-. Vinos de Postre; estos son dulces, generalmente de larga data y son los indicados para postres a base de huevos, pasteles, quesos azules, frutos secos y chocolates.

Concluimos que para degustar a plenitud un plato frío (Carpaccio), es necesario tomar un vino ligero (máximo de cuerpo medio), que vaya acorde con su intensidad de sabor e ingredientes de preparación, los vinos dulces no caben en entre las opciones.

Fuente: Stefan Leijon
Por lo tanto algunas recomendaciones para acompañar a tu Carpaccio son:

Carpaccio Beef – Vinos Tintos de cuerpo ligero o medio.

Carpaccio de pez blanco o salmón – Vinos blancos, secos o espumosos.

Carpaccio de pulpo o mariscos – Vinos blancos o tintos de cuerpo ligero.

Carpaccio de Atún: Vinos blanco o rosado seco.

Carpaccio de frutas o zucchini – Vinos semisecos o espumosos.

Si bien estas son algunas características de los vinos y sus maridajes por consejos de expertos, siempre serás libre de realizar combinación que satisfagan a tu paladar, pues la última palabra es tuya.